BogotáCiudadPolítica

Comparte la posverdad

Por: @CarlosCarrilloA

El cinismo de quienes creen haber nacido siendo dueños y señores del país es verdaderamente sorprendente. Andrés Villamizar y su escudero José Fernando Flórez, parecen convencidos de que gracias a sus amigos poderosos pueden burlarse de la ciudadanía a sus anchas. Hace algunos meses con motivo del lanzamiento de la Fundación Azul Bogotá, una suerte de agencia de prensa institucional a la sombra, este portal publicó un artículo en el cual se demuestra la total falta de decoro de la fundación (ver artículo).

Con el paso de los meses las constantes mentiras y tergiversaciones de la fundación han quedado en evidencia, incluso José Fernando Flórez está en líos con la justicia, el abogado Flórez, inscribió un comité de revocatoria ficticio; según él, para probar que la Registraduría permitía la inscripción de cualquier locura. El experimento salió tan mal que Flórez en lugar de recibir palmaditas en la espalda por parte de los contados peñalosistas fuera de nómina que quedan en Bogotá, recibió una denuncia penal por fraude procesal. Si bien la denuncia puede parecer exagerada, es comprensible la molestia de la Registraduría ante lo que claramente es una burla al trabajo de esa institución.

Falsa exposición de motivos presentada por la Fundación Azul Bogotá

Pero las múltiples salidas en falso de la Fundación no han disminuido un ápice la arrogancia de sus fundadores, Villamizar y Flórez continúan presentándose ante los medios como defensores de la verdad; sin embargo, no fueron capaces de consignar datos reales en su inscripción ante la Camara de Comercio de Bogotá, esto es bastante serio, esta fundación se dedica a captar fondos y es impresentable que ni siquiera hayan tenido la gentileza con sus donantes de radicar una dirección real.

Este es el formulario de inscripción ante la Cámara de Comercio de puño y letra de sus fundadores:

Otro documento más presenta la misma dirección:

Estos documentos fueron diligenciados en abril, pero el registro en Cámara de Comercio, al día de hoy, presenta exactamente los mismo resultados:

La dirección corresponde un edificio de Prime Holding Service, un centro de negocios que ofrece oficinas amobladas, salas de juntas y espacios de trabajo cooperativo o coworking como suelen decir los entusiastas de los anglicismos. El lugar parecería ideal para una modesta fundación de ciudadanos preocupados, pero la realidad es que allí nadie da razón de ellos, de acuerdo con el director de servicio al cliente, todos los inquilinos deben estar registrados en el sistema incluso si el espacio ha sido rentado solo por algunas horas, las empresas que alquilan espacios en Prime Holding Service registran sus números de NIT y las personas naturales su identificación, pero ni el NIT, ni el nombre, ni la cédula de los representantes legales de la fundación aparecen en los registros.

Carta entregada por Prime Holding Service

¿Está la Fundación Azul engañando a sus donantes? ¿Cómo creer en el detallado protocolo para donaciones que presentan si esconden su domicilio? (escuchar entrevista en W Radio) o tal vez no engañan a sus donantes sino a la ciudad, porque en lugar de recibir microdonaciones de 10 mil pesos lo que han hecho es un “vaca” entre los cacaos interesados en salvar al alcalde negociante que gobierna en favor de sus intereses, creo que la Fundación Azul le debe a la ciudad una aclaración.

 

 

Carlos Carrillo

Carlos Carrillo

Director del portal Algarete.com.co. Diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), M.A. en Arte y diseño de la Universidad de Donghua (Shanghái)

@CarlosCarrilloA

Previous post

Metro elevado un deja vu de Transmilenio.

Next post

Los mitos de Ser Pilo Paga: ¿Por qué no debe ser política de Estado?

2 Comments

  1. German Molano
    Agosto 9, 2017 at 4:04 am — Responder

    En el hipotético (y muy seguro caso) de que se haga el llamado a las urnas. Si se inscriben comités en defensa del alcalde ante la Registraduría, a estos les aplica la ley de financiación de movimientos ciudadanos con todas sus arandelas. Aparentemente el actual ejercicio mediático que hace la Fundación para sus integrantes no cabe en la definición estricta de “defensa de la gestión del alcalde”, pero para otras personas, la gran mayoría de la ciudad, si cae como anillo al dedo. Ellos pretenden desde ahora que van a poder inscribirse sin sobresaltos como comité de defensa y seguir con el mismo manejo financiero poco claro de cara a la ciudad. De hecho esa sería una muy buena consulta legal para la Registraduria, ¿es posible que los señores de la Fundación Azul hagan sus labores de proselitismo político sin haberse inscrito formalmente como iniciativa ciudadana en defensa del alcalde? ¿Las actividades que actualmente realizan no están vigiladas? ¿Quien vigila las cuentas de estos señores?

  2. Fernando Silva
    Agosto 10, 2017 at 7:36 am — Responder

    La Fundación Azul no es mas que una peñaLOSAda

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *