Política

La leona y el cazador

La concejala del Partido Verde, Lucía Bastidas, no solo es flexible en su ideología: recordemos su triple salto mortal desde el Polo hasta lo más recalcitrante del peñalosismo, también es flexible su moral en asuntos tributarios. Tiene una sociedad fantasma en Panamá con socios impresentables ¿Qué explicación dará la señora Bastidas?


La política colombiana está plagada de eufemismos: en lugar de hablar de corrupción se habla de mermelada y en lugar de transfuguismo lo que existe en Colombia es una política “dinámica”. Los ejemplos sobran en todos los niveles, desde lagartos que serán rápidamente devorados por el tiempo, como Roy Barreras, hasta el mismísimo Presidente de la República, quien protagonizó la voltereta más dramática en nuestra historia, al engañar a 9 millones de uribistas para hacerse con el poder.

Algunos ejemplos ponen la piel de gallina: José Obdulio Gaviria, en su juventud estuvo muy alineado con la ideología del Robin Hood paisa, fue marxista leninista, apoyó al EPL y años después terminó convertido en el faro ideológico de la extrema derecha. Claramente un hombre seducido por la apuesta más guerrerista, venga de donde venga. Pero otros ejemplos son menos espeluznantes y llegan a ser graciosos, como el caso del exalcalde Lucho Garzón, quien pasó de agitar a las masas como sindicalista, a agitar sus masas bailando el Aserejé en la misma tarima de Peñalosa y Uribe.

petro

Publicidad de la campaña a la Cámara de Representantes en 2010 (Tomado de Twitter)

El caso de la concejala Dora Lucía Bastidas, es otro de los muchos en donde se ve a leguas, que tan intransigente puede ser un converso. Quienes cambian dramáticamente de bando suelen ser los más radicales a la hora de atacar a sus antiguos aliados. La concejala Bastidas, quien hoy es la defensora número uno del alcalde, tiene un pasado que no hace juego con sus apasionadas defensas de la agenda neoliberal de Peñalosa.

Dora Lucía Bastidas es una mujer que ha sufrido el conflicto en carne propia, en el año 2000 mantenía una relación sentimental con el representante a la Cámara Diego Turbay Cote, quien fue vilmente asesinado por las FARC en una de sus acciones más sanguinarias. Pero a diferencia de muchas víctimas en nuestra política, Dora Lucía no se fue a las toldas de la extrema derecha. Trabajó con el liberal Horacio Serpa, fue asesora de la Gobernación de Cundinamarca, y quién lo creyera, fue miembro del Polo Democrático Alternativo.  Quien hoy encarna el ala más peñalosista del partido Verde, a tal punto de ser señalada por algunos opositores del alcalde como la María Fernanda Cabal del peñalosismo, fue parte de esos gobiernos que ahora considera una hecatombe.

Bastidas era “la mujer del Polo, del polo que suma“. La hoy concejala trabajó en la administración de Lucho Garzón, en donde fue nombrada directora del Departamento Administrativo de Acción Comunal (DAAC), cargo del cual fue destituida en 2006 por contratar a su pareja sentimental y por utilizar su posición para asegurarle a su compañero permanente una rodadita por Zaragoza. (Ver artículo de El Tiempo noviembre 2006) La investigación de la Personería siguió adelante y en junio de 2007 fue inhabilitada por 10 años para ejercer cargos públicos en fallo de primera instancia. (Ver El Tiempo) Esto quiere decir que hasta ahora estaría por terminar esa sanción; sin embargo, hoy no existe ningún antecedente en la Personería y para 2010 ya estaba haciendo campaña de la mano del polémico esposo de Clara López: Carlos Romero. ¿Qué pasó con esa inhabilidad?

No es fácil saber qué pasó con esa sanción, y puede ser esta una buena oportunidad para pedirle a la señora Bastidas una explicación al respecto. Luego de meses de investigación, es muy poco probable que la Personería en segunda instancia anulara por completo la inhabilidad ¿Entonces cómo fue el proceso? ¿Apeló en segunda instancia y la sanción paso de 10 años a unos pocos meses? ¿O trasladó el caso a la Procuraduría? Lo cierto es que muy poco tiempo después de ser sancionada, la señora Bastidas ya estaba haciendo política electoral.

Candidatura a la Cámara en 2010

En su intento por llegar a la Cámara de Representantes se quemó, pero nos quedan una buenas fotos de esa campaña, en la cual utilizó como símbolo un par de esposas, la concejala Bastidas, siempre tan histriónica, hizo campaña en contra de la violencia de género esposándose y defendiendo los logros sociales de las administraciones del Polo. Es curioso que con su pasado trágico como víctima de las FARC, buscara justamente a un personaje como Carlos Romero, quien viene del Partido Comunista y fue presidente de la Unión Patriótica. Tal vez la “compañera” Bastidas superó los sectarismos y pudo más su compromiso con lo social, o no le hace el feo a nadie con votos.

 

El cazador Ardila 

ardila

El enigmático Pablo Ardila (Fotografía tomada de Facebook)

El exgobernador de Cundinamarca, Pablo Ardila, es celebre por sus extravagancias y por supuesto, por haber sido arrestado un par de días antes de terminar su mandato. Ese escándalo comenzó con la publicación en El Espectador de una investigación acerca de las muy sospechosas transacciones del entonces gobernador en Colombia, Estados Unidos y Panamá (Ver Las cuentas del gobernador). Pablo Ardila, para quienes no lo conozcan, era también el dueño del diario El Espacio, recordado por sus portadas llenas de sangre y sus rubias desnudas. La revista Don Juan lo reseñaba en 2007 como un pobre niño rico, víctima del matoneo de la alta sociedad bogotana, que compartía la soledad de su mansión de 2600 metros, diseñada por Rogelio Salmona, con sus animales disecados y sus barquitos (Ver artículo) 

Pablo Ardila, l’enfant terrible de la política cundinamarquesa, es uno de esos poderosos que ha pesar de tener toneladas de pruebas en su contra, han logrado torcerle el pescuezo a la justicia con leguleyadas. Aunque Ardila estuvo preso por algo más de dos años, al final la justicia lo dejo en libertad por vencimiento de términos e incluso logró sacarle unos cuantos millones de pesos de indemnización al Estado. Pero aunque nuestra inoperante justicia le permitió salirse con la suya, medios de comunicación tan importantes como el New York Times lo han asociado con lo más selecto de los millonarios con actividades sospechosas en paraísos fiscales.

Screen Shot 2016-05-30 at 3.54.10 PM

Time Warner Center de Nueva York (Foto Wikicommons)

El New York Times reveló en febrero de 2015 como uno de los desarrollos inmobiliarios más lujosos de Nueva York, el Time Warner Center, estaba en manos de multimillonarios extranjeros con dudosa reputación. Uno de los apartamentos del espléndido condominio ubicado junto al Central Park, pertenecía según el New York Times al recordado Pablo Ardila y a su familia. (Ver especial del Times)

En 2004 la familia de Pablo Ardila adquirió un modesto apartamento de dos alcobas en el piso 69, por 4 millones de dólares. Unos años después cuando Ardila ya estaba en la cárcel, se las arregló para vender su apartamento en el año 2010 por 6 millones de dólares, nada mal para un hombre caído en desgracia. El apartamento quedó a nombre del señor John Ballesteros, otro afortunado colombiano con vista al Central Park y quien trabajó para la familia Ardila.

Algo muy importante de lo dicho por el New York Times es que ese apartamento y muchos más en el condominio, fueron adquiridos a través de empresas fantasma con sede en paraísos fiscales. ¿Y adivinen quién tiene una sociedad fantasma en Panamá?

ZARIELIZ, S.A

En días pasados la socióloga, Juana Afanador, hizo público que la concejala Bastidas estaría en la base de datos Panadata. Esta base de datos es de libre acceso y no se trata como en el caso de los Panama Papers de una filtración, es algo así como la Cámara de Comercio. Pues efectivamente aparece en dicha base de datos, este hecho lo confirma también una serie de trinos que su hijo, Jaime Fajardo Bastidas, publicó en la red social Twitter.

Tuit cachorro

Tomado de Twitter

Pues bien, a la gente hay que creerle pero no sin antes investigar: Según la versión del hijo de Bastidas la empresa nunca despegó por cuestiones de falta de capital. Esa es la misma excusa que utilizan todos los políticos y figuras públicas con sociedades offshore, y a pesar de lo difícil de creer es una respuesta bien recibida por los medios, así lo han hecho en el caso del presidente del Concejo Roberto Hinestrosa y de Darío Arizmendi quienes aparecen en los Panama papers. Ahora bien, resulta muy difícil suscribir esa versión al ver que la sociedad está a nombre de una mujer obscenamente rica: la madre del exgobernador Pablo Ardila.

ardila1001a copy

Artículo El enigmático gobernador de Cundinamarca, publicado en El Tiempo el 28 de noviembre de 2004

ardila1004a copy

Su madre Hellen Sierra Jerez y su amigo César Afanador son mencionados en este artículo.

(Ver versión en línea del artículo)

ZARIELIZ S.A., fue creada con un capital de 10.000 dólares en la Notaría Décima de la ciudad de Panamá, el 23 de abril de 2010 por Zoraya Medina, una firmona panameña,  y por la señora Hellen Sierra Jerez, madre de “El Cazador Ardila”, quien por esos días estaba preso y necesitaba vender su humilde apartamento en Nueva York.

Veamos los documentos que prueban la existencia de la sociedad

Screen Shot 2016-05-30 at 4.41.09 PM

Escritura pública

La junta directiva  de Zarieliz S.A. está conformada por Hellen Sierra Jerez, madre del exgobernador Ardila, por César Afanador, amigo de infancia de Ardila y por la concejala Dora Lucía Bastidas, todos domiciliados en el Edificio Terrasol: los emprendedores incluso comparten el mismo techo.

Screen Shot 2016-05-30 at 4.42.56 PM

Conformación de la junta directiva (Todos viven en el mismo domicilio)

Las sociedades fantasma en paraísos fiscales son por sí solas reprochables, nadie abre una sociedad de papel para nada bueno, pero tenerla con la madre y el amigo de infancia de uno de los personajes más controvertidos del país ya es impresentable. ¿Tuvo algo que ver la empresa Zarieliz con las oscuras transacciones que realizó Pablo Ardila cuando estaba preso? ¿Qué relación comercial o personal tiene la concejala con la familia Ardila Sierra?  Quedan aún muchas preguntas por resolver y bien sabemos que nuestra justicia está lejos de ser eficiente, pero la dudosa sociedad panameña de Lucía Bastidas con semejante familia tan oscura es material más que suficiente para que sus votantes lo piensen dos veces antes de entregarle de nuevo su confianza; claro, si no termina nuevamente inhabilitada.

@CarlosCarrilloA

Al Garete en Facebook

Carlos Carrillo

Carlos Carrillo

Director del portal Algarete.com.co. Diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), M.A. en Arte y diseño de la Universidad de Donghua (Shanghái)

@CarlosCarrilloA

Previous post

Los medios y su Ph.D. en manipulación

Next post

Plan de desarrollo “Bogotá mejor para buses”

4 Comments

  1. Ivan Garces
    Mayo 31, 2016 at 4:08 pm — Responder

    La concejala y el concejalo… La atleta y el atleto… El alcaldo y la alcalda… Qué ridiculez!

  2. Henry Benavides Becerra
    Junio 1, 2016 at 4:24 pm — Responder

    que pena carlos carrillo pero esta poco informado de Lucia Bastidas, mas que su relacion con uno de los turbay, lucia tiene un pasado desde los barrios populares de Bogota desde muy pequeña: inicialmente se vinculo a la JR de C, juventud revolucionaria de colombia, luego al partido comunista marxista leninista, pasando luego al EPL hasta su desmovilizacion, se vinculo al trabajo con oracio serpa y su campaña, luego paso como jefe de campaña con lucho garzon, pero tambien hay que reconocerle su trabajo y creatividad, es concejal por un acumulado de amigos y amigas que ha dejado en su paso por los diferentes cargos, no comparto siertas practicas politicas pero eso jamas la ha hecho una enemiga.

  3. Fernando Silva
    Junio 2, 2016 at 4:44 pm — Responder

    Hace mas de 30 años mi profesor de política agraria en la universidad nos decia “No hay en Colombia nadie mas reaccionario y sanguinario que un izquierdista arrepentido”.

  4. FERNANDO REY
    Julio 12, 2016 at 11:39 am — Responder

    Excelente investigación

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *