MediosPolítica

Los medios y su Ph.D. en manipulación


Colombia no será una democracia real hasta que los grandes medios no entiendan que tanto las propuestas de derecha, afines a sus castas, como las de izquierda son respetables y merecen el mismo tratamiento.  


A comienzos de este mes, Juana Afanador (@juanaafanador1) y yo, publicamos un par de artículos en los cuales denunciamos como, de manera sistemática, Enrique Peñalosa ha mentido sobre su supuesto doctorado. (Ver artículos.) Estas denuncias están sustentadas con pruebas difíciles de rebatir, de otra forma El Espectador no las habría publicado. Recordemos que en Colombia para calumniar a la izquierda sólo se necesita la prosopopeya, mientras que para denunciar a la derecha se requiere un acervo probatorio incontrovertible. Estos artículos generaron una auténtica ola de indignación en las redes sociales. Pero la gran prensa ha sido muy cuidadosa al mantener el escándalo confinado en Internet, en donde a parte de uno que otro perfil falso, nadie defiende al Alcalde.

La televisión, que en últimas es quien decide lo que importa y lo que no, no ha dedicado una sola palabra a las mentiras de Peñalosa, han guardado un silencio cómplice en espera de que la marea baje y el tema quede, como tantos otros, devorado por la amnesia colectiva de los colombianos. Lamentablemente para nuestro Alcalde, el haber mentido sobre su doctorado no es una mentirilla cualquiera, es algo que pone en tela de juicio la esencia misma de su discurso. Peñalosa se ha vendido siempre como tecnócrata y el respaldo de eso eran sus excepcionales credenciales académicas.

Colombia ha desarrollado una antipatía enorme por la lectura, hace tiempo que los periódicos colombianos recortaron notablemente sus artículos y editoriales, seguramente como respuesta a nuestros bajísimos índices de lectura. Cuando yo era niño, nuestro diario oficial, El Tiempo, traía en su edición dominical una separata con artículos sobre literatura, cine y poesía. Hoy lo que se encuentra en medio del periódico del domingo es publicidad política no paga.

IMG_3014

Publirreportaje de El Tiempo, ocho páginas de zalamería pura a todo color. Publicado el domingo 10 de abril de 2016.

Para nadie es un secreto que los medios colombianos tienen una evidente agenda política, si esta fuera una democracia solida los grandes generadores de opinión deberían haber obligado a Enrique Peñalosa a responder por sus mentiras, no sólo por la del doctorado, sino por la de sus relaciones comerciales con los grandes promotores de sistemas BRT. En Alemania fue la revista Der Spiegel, la versión alemana de Semana, la que llevó al ministro de defensa a renunciar por haber plagiado parte de su tesis doctoral. ¿Qué ha hecho nuestra versión criolla de Der Spiegel? Bueno; no se puede pedir mucho, Der Spiegel es a Semana lo que el tren de levitación magnética es a Transmilenio.

Semana se ha limitado a manipular a la opinión en defensa de Peñalosa: Cuando se destapó el escándalo, ante la avalancha de criticas y burlas en las redes, Semana publicó el siguiente artículo. Poco más de 400 palabras en las cuales suscriben la versión de la alcaldía: (Ver artículo)

“En la oficina de prensa reconocen que hubo un error al publicar el perfil que entregaron el día de la posesión y en la página web en el que aparece el doctorado. Señalaron que fue una falta del periodista que la hizo y que ya fue corregida.”

La nota no podía terminar sin una tímida crítica acompañada de un guiño a las capacidades del Alcalde.

“Nadie discute las capacidades del alcalde de Bogotá. Pero el tema no es de poca monta porque un título de ese calibre representa logros académicos que no cualquiera puede ostentar. Así mismo exige trabajo de investigación de varios años que marca una diferencia, en este caso, en la administración pública.”

Hasta ahí el asunto, no había necesidad de investigar, ni mucho menos de escribir un artículo a profundidad para la versión impresa, simplemente esperar en silencio a que los internautas se aburran y cambien de tema. Sin embargo, la indignación ha sido de tal magnitud, que con el paso de los días el asunto sigue sin apaciguarse.

Luego vino la pésima carta de los doctores de París. Un bodrio que cualquiera con un mínimo talento dialéctico habría podido destruir en segundos, un verdadero papayazo para el Alcalde. Pero los medios colombianos son tan mediocres, que en lugar de atacar el contenido de la carta, se dedicaron restarle importancia a quienes firmaban y a resaltar que uno de los firmantes era el hijo de un funcionario de Petro, como sí fuera un delito trabajar para la Alcaldía Mayor de Bogotá, cuando el Alcalde de turno no es amigo de los medios y para colmo, como si el “crimen” fuera hereditario.

Con esta “pilatuna” el asunto sí llegó a los noticieros:

Pero ni con eso se aplacó la polémica, entonces apareció lo que podría dejar en tablas la discusión: El periodista Melquisedec Torres, publicó primero en su blog y luego en El Espectador, una investigación que buscaba no sólo hacer un paralelismo entre Peñalosa y Petro, sino de paso afirmar que Petro mentía sobre tres títulos. (Ver artículo) A mi no me interesa defender a Gustavo Petro, pero sí me interesa subrayar la enorme falta de objetividad del periodismo en Colombia. El artículo de Torres, está claramente destinado a paliar el escándalo de Peñalosa, al contrastar las dos hojas de vida y afirmar que la falta de Petro es peor por cantidad; la lógica de Torres es que tres mentiras hacen más qué una, cuando ninguna mentira, venga de quien venga es tolerable en algo tan serio. Ahora bien, es incontrovertible que Petro fue ambiguo y que faltó a la verdad en algunos de sus perfiles públicos, algo vergonzoso, y que sus electores le cobraran en 2018, si es que la Procuraduría lo deja ser candidato, pero varias de las afirmaciones de Torres son falsas o claramente mal intencionadas.

Los ataques de Petro y sus seguidores contra el Alcalde provocaron que algunos tuiteros y blogueros publicaran una entrevista concedida a Yamid Amat en 2011, en la que el hoy exalcalde afirma categóricamente que tiene un doctorado. Ante esa evidencia, Petro trinó exhibiendo una hoja de vida – que se publicó originalmente en el portal de la ETB – en la que se lee“DOCTORADO Ph. D., ©, en NUEVAS TENDENCIAS EN DIRECCIÓN DE EMPRESAS: 90 créditos ya cursados” (sic). Igualmente, como Postgrados, que es “magíster en Economía. (Investigación en curso) 1.994” y “Escuela Superior de Administración Pública, ESAP, especialización en administración pública 1990”.

El señor Torres parece olvidar que “los ataques” contra Peñalosa no han venido solamente de los petristas, por el contrario diversos sectores, en especial académicos, han hecho manifiesta su indignación ante este asunto. Pero es claro que al periodista, más que la verdad, le interesa proteger al hoy Alcalde de Bogotá. Por ejemplo: uno de sus puntos es que Petro miente al decir que es Especialista en Desarrollo y Medio Ambiente de la Universidad de Lovaina; según Torres, este punto es falso porque no se trata de una especialización sino de un diplomado.

En algún momento pensé que sería fácil tomar el artículo de Afanador y Carrillo y cambiar el “Peñalosa” por el “Petro”. Pero no, no sirve puesto que Petro ha ido más allá: ha promocionado, con énfasis, no uno sino ¡TRES! títulos académicos que nunca ha tenido y el cuarto que no es más que un diplomado.

El artículo no ahonda en aspectos importantes para hacer tal afirmación, no dice nada sobre los ciclos de estudio de la educación francófona, no menciona fuente alguna sobre el verdadero alcance del programa, ni sobre un posible cambio tras la Declaración de Bolonia, nada, simplemente equipara los estudios de la Universidad de Lovaina, por obra y gracia de la intuición, a un diplomado a la colombiana.

Lo qué en Colombia se conoce como diplomado no es nada en términos académicos internacionales, es simplemente una serie de cursos de educación continuada, que ofrecen muchas Universidades para sacarle provecho a sus salones desocupados los sábados por la mañana, la mayoría de estos cursillos se destinan a profesionales que no tienen el tiempo o las ganas de emprender un estudio de maestría. Pero asegurar que los estudios de Petro en Bélgica equivalen a un diplomado, sin tomarse siquiera el trabajo de ver en que ciclo están clasificados y bajo el argumento único de llamarse diplôme es francamente malintencionado, tal vez al señor Torres de vendrían bien unas clases de francés con Adriana Tono.

Un dato curioso del señor Melquisedec Torres, es que desde 2011 hasta el mes pasado aparecía como parte del equipo de la empresa Khamaleon, una compañía dedicada a la comunicación, muy en particular a la comunicación en crisis, juzguen ustedes mismos las capturas de pantalla del sitio web, por pura casualidad este enlace http://www.khamaleon.com/melquisedec_torres.html ya no está activo.

Screen Shot 2016-04-24 at 8.20.52 PM

Pantallazo de Khamaleon, empresa dedicada al manejo de casos complejos de crisis. Hasta hace poco el señor Torres aparecía como parte del equipo. Tomado el 23 de febrero de 2016 vía Wayback Machine

Screen Shot 2016-04-24 at 8.22.12 PM

Melquisedec Torres trabajó hasta hace muy poco en esta empresa. Pantallazo tomado el 23 de febrero de 2016 vía Wayback Machine

Como dije antes, no es mi asunto defender a nadie, la única defensa que me interesa es la del rigor periodístico. La respuesta de Gustavo Petro puede leerse en El Espectador o en el siguiente enlace: (Respuesta de Gustavo Petro)

El escándalo de Peñalosa es sin duda lo que da origen a las acusaciones de Melquisedec Torres, y ¡qué casualidad!, los mismos que guardaron silencio o trataron de bajarle el tono al doctorado de Peñalosa, saltaron de inmediato a amplificar la versión del señor Torres. Veamos, por ejemplo, cual ha sido la reacción de Gustavo Gómez un verdadero estandarte del periodismo parcializado.

 

Summa cum laude para la revista Semana

Durante estos tres meses de peñalosato, nadie ha puesto más empeño en proteger la imagen del Alcalde que la revista Semana. Ya varias veces me he referido en este blog a la cada vez más notoria mediocridad de Semana, (ver Revista Semana ¿Mediocridad o mentiras descaradas?) (Alabaré, alabaré, alabaré) y al parecer será una constante, ya que el cinismo con el que Semana le da visibilidad a los temas que le convienen a su agenda, es completamente inadmisible.  Desde anoche (escribo esta entrada en la tarde del domingo) a pesar de la extensa aclaración de Petro, con una deliberada tardanza, la revista Semana no ha dicho nada al respecto, pero sí ha mantenido durante todo el día una extensa nota dedicada a la investigación del señor Torres como “Recomendado del Editor”

Screen Shot 2016-04-24 at 8.26.27 AM

¿Cuál será el rasero del editor de Semana? Si se trata de una denuncia contra el Alcalde en ejercicio pasa de agache, pero si se trata del exalcalde merece ser recomendada. Pantallazo tomado el 24 de abril.

 

Darle esa recomendación a una nota no es cualquier cosa, esto la coloca automáticamente en todas las páginas de la revista. ¿Quiere ver a los columnistas de opinón? Ahí tiene su recomendación:

Screen Shot 2016-04-24 at 5.18.54 PM.png

¿Quiere leer a Antonio Caballero? Ahí tiene su recomendación:

Screen Shot 2016-04-24 at 5.19.34 PM

Tomado el 24 de abril de 2016

 

¿Quiere leer el artículo de portada? Ahí tiene su recomendación:

Screen Shot 2016-04-24 at 5.20.08 PM.png

Tomado el 24 de abril de 2016 

¿Quiere leer sobre el “youtuber” que revolucionó la feria? Ahí tiene su recomendación:

Screen Shot 2016-04-24 at 5.21.25 PM

Tomado el 24 de abril de 2016

Si hay mareos, es niña…  Ahí tiene su recomendación:

Screen Shot 2016-04-24 at 5.31.34 PM

Tomado el 24 de abril de 2016

¿Cómo puede Semana, a quien algunos toman por un medio serio, darle semejante despliegue a una noticia que claramente busca ocultar otra? ¿Por qué fueron tan moderados con el primer escándalo y ahora en cambio no ahorran esfuerzos para posicionar el segundo?

El artículo de casi 1500 palabras (esta vez sí se tomaron la molestia de investigar) no termina con lambonerías, sino con otra falsedad, porque Petro ya dijo que no obtuvo los títulos y en pocas horas publicó una respuesta, cosa que en 20 días no ha sido capaz de hacer Enrique Peñalosa a pesar del terremoto que ha ocasionado en las redes sociales. (Ver artículo)

Así concluye Semana:

“Tras acreditar sus estudios, la polémica está servida. Lo que indica la hoja de vida del exalcalde es haber cursado las materias de los respectivos programas académicos. Lo que no ha dicho Petro es si obtuvo los títulos o no, como sí se acreditaban en hojas de vida, reseñas y perfiles, tantos y tan disímiles, que han aparecido durante toda su carrera política.”

Es tan mediocre el equipo de investigación de Semana, que en 24 horas no se ha enterado de la respuesta de Petro, tal vez han pasado todo el domingo en una asado en Anapoima y por eso no han tenido tiempo de contrastar, la que según el editor, es la noticia más importante del día.  ¿En serio son tan malos?

Por desgracia creo que la razón es otra: es por que les importa un bledo la verdad, sólo les importan los efectos políticos que acarreen sus noticias, son todos unos sobachalecos, unos arrodillados al poder, a quienes no les importa informar con rigor porque la verdad afecta la imagen de su “Amado Líder” El Altísimo.

Al menos algo bueno ha salido de todo este berenjenal de títulos, solapas, hojas de vida, agencias de comunicación en crisis, etc. Los colombianos se están dando cuenta del juego sucio de los medios para manipular la opinión y proteger a unos mientras linchan a otros. Ojalá sigamos abriendo los ojos.

@CarlosCarrilloA

Al Garete en Facebook

 

 

 

Carlos Carrillo

Carlos Carrillo

Diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), M.A. en Arte y diseño de la Universidad de Donghua (Shanghái)

@CarlosCarrilloA

Previous post

Enrique Peñalosa has been lying about his doctorate for the past 35 years

Next post

La leona y el cazador

23 Comments

  1. Abril 25, 2016 at 12:11 am — Responder

    Oportuno y certero análisis del sutil manejo que la Revista SEMANA hace de la información con el propósito claro de cumplir con una agenda política. Esta vez como escuderos del alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa.

  2. Fauro S.
    Abril 25, 2016 at 12:15 am — Responder

    Lo que más me ha impactado es lo del periodista Melquisedec Torres y la compañía para la que trabaja con eslogan de equipo de trabajo: “Nos hemos especializado en el manejo de comunicación forense para casos complejos de crisis gracias a un equipo que combina el conocimiento periodístico, comunicación estratégica y el contexto jurídico”, lo que convierte al señor Torres en una especie de espía al que le pagan para armar conspiraciones mediáticas (y eso es de seguro por lo que ha pagado el alcalde Peñalosa), es realmente lógico que haya borrado su perfil del sitio web, como periodista con la aclaración que hace Petro esto se podría quedar así pero esto es algo realmente muy serio y no puede quedar así, es imposible que el señor Petro deje un acto de calumnia que afecta de manera tan grave su reputación no solo académica sino política, el señor Petro no puede dejar esto en la impunidad tan solo publicando en su blog respuesta de los estudios que realizó, tiene que ir más allá.

  3. Andrés
    Abril 25, 2016 at 2:31 am — Responder

    Hola. Soy un astrónomo que no sabe mucho de política, tampoco soy buen escritor para criticar una buena redacción, pero trato de leer varías fuentes de información para lograr evitar el sesgo periodístico que usted señala en su articulo. Y en particular encuentro adecuada su manera de manejar las referencias, aspecto sumamente importante a la hora de transmitir información. Así como un articulo científico puede ser reproducido por cualquier investigador en el mundo, el articulo periodístico puede ser verificado por cualquiera, esto genera un ambiente de confianza para un lector.
    Personalmente encuentro razonables sus argumentos sobre la manipulación que la susodicha revista a llevado acabo, ademas lo he podido verificar en cierta medida. Así que gracias por su nivel de imparcialidad y por exhortar a los lectores a ser mas cuidadosos con la recepción y transmisión de la información.
    Saludos.

  4. Abril 25, 2016 at 3:58 am — Responder

    Para mi (en medio de mi ignorancia) el alcalde Enrique Peñalosa Londoño hoy por hoy respaldado con títulos y/o sin títulos; de lo que estoy completamente seguro es de su actuar recto y sin componendas.
    Por los posteriores acontecimientos (políticamente hablando) queda demostrado que “CAMBALACHE – ENRIQUE SANTOS DISCÉPOLO” se anticipó y resultó siendo profeta.

    • leonardo fernandez
      Abril 25, 2016 at 7:30 am — Responder

      Cada día cobra más sentido que el propósito de Peñalosa es llenarse los bolsillos y no gobernar con la supuesta capacidad técnica que ha argumentado toda la vida. Amancerá y veremos .

  5. Abril 25, 2016 at 7:15 am — Responder

    A mi no me hables de doctorados expliquen esto que si es lo verdaderamente importante
    Offshore Power Players: See how Gustavo Petro’s relatives are linked to the #panamapapers: https://panamapapers.icij.org/the_power_players/?lang=en&autoresize=true#39

    • Jesus
      Abril 25, 2016 at 7:25 pm — Responder

      relatives? The brother of the sister of Petro”s wife, come on tell me more please.

  6. Abril 25, 2016 at 7:28 am — Responder

    en buena hora alguien se toma el tiempo de mostrar variados niveles del problema… muestra a su manera una corrosión estructural en la forma como jugamos el juego de los títulos casi feudalmente. Si le llaman doctor no pide que no lo hagan, y eso le hace incurrir en falta. Si rápidamente hace la aclaración implica reconocer el riesgo de esta práctica. Torres es un vocero robot del peñalosismo que grotescamente prueba la necesidad de varios medios de crear olas de silencio o indignación en la dirección de sus intereses, mientras se oculta en columnas de opinión.

  7. Johan Barón
    Abril 25, 2016 at 8:27 am — Responder

    Excelente artículo. El periodismo además de imparcialidad, debe ser investigativo y constatar fuentes. Gracias

  8. Abril 25, 2016 at 8:32 am — Responder

    Muchas gracias por su esfuerzo de dar una información clara e imparcial de cualquier tema ( porque he leido otras cuantas entradas suyas). Debo admitir que por personas como ud, que por puro amor a la naturaleza se toman el trabajo de ir mas alla, he dejado de ver basura en caracol y puedo ver con obviedad el sesgo periodístico al que ud contundentemente se refiere.

    PD: No me gustan las mentiras… Vengas de donde vengas.

  9. Abril 25, 2016 at 12:52 pm — Responder

    Analisis necesario que deberiamos ver en audiovisual.
    No son soplasobacos del poder, ELTIEMPO y SEMANA son el poder real en versión medio gráfico. Los canales y noticieros privados son la versión audiovisual y dominante. Hay que superar la idea del periodismo como un contrapoder o un enfrentado a los poderes. Eso es una fantasía, el periodismo siempre ha sido un poder en si mismo, una lucha de empresas que buscan rendimientos. Les doy ejemplos:

    – En el caso de los panama papers, están filtrados por una organizacion de periodistas privados que editan los documentos destacando los errores de personajes de rango inferior: países rivales de EE.UU. o celebridades y por supuesto: el cuñado politico en segundo grado del exalcalde Petro.
    – SEMANA es parcialmente una empresa de apoyo estatal (o una vanagloriada APP): recibe pauta del estado como fuente de financiamiento convirtiendolo en una empresa privada financiado por dinero publico de contribuyentes. (pasa igual con las demas empresas de medios dominantes.
    – La idea de “periodismo contrapoder” en Colombia tiene este cuento detrás: durante la presidencia de Uribe (2002-10) los medios bogotanos lo alabaron al inicio como el restaurador necesario. Cuando la cosa fue derivando en un seudopopulismo contrainsurgente, empezaron a confrontar pero desde la perspectiva del “poder real bogotano”: <> a la diplomacia caballerosa en vez del burdo y narco campechano. la diplomacia caballerosa es santos y sus amigos en los medios y academia.

    Lo necesario: desconcentrar el monopolio de la prensa: leyes que permitan mas comercio de ideas, periodicos y productoras progresistas o de disintos sectores sociales que hagan entretenimiento e información. (el entretenimiento predomina por encima del “periodismo”)
    -dejar de joder con la objetividad e imparcialidad pidiendo periodismo para angeles. internet no es muy fuerte ante el poder de la tv y la radio comercial. (sobre todo en los sectores populares)
    esos son algunos pasos a dar en este tema o esto se pondrá mas feo.
    mi aporte y saludos. para mas ideas estamos en contacto: mediosaltablero@gmail.com santiagoreed@gmail.com

  10. JARAMILLO RAMIREZ Daniel
    Abril 25, 2016 at 1:52 pm — Responder

    Patético. Usted acusa a semana de atacar a Petro y defender a Peñalosa y usted hace lo mismo. Su blog es un compendio de ataques a Peñalosa y defensas de Petro, adornado con frases como “no me interesa defender a Gustavo Petro” o “no quiero hacer ataques personales a nadie”… curioso cuando en su blog la palabra “Peñalosa” solamente aparece ciento cuarenta y seis (146) veces.

    • Marco
      Abril 25, 2016 at 3:45 pm — Responder

      Adicional al comentario de Daniel Jaramillo R., muy bien por el rigor periodístico. Se opaca la objetividad cuando se menciona el “asado en Anapoima” o “periodistas arrodillados”. Será cierta la autoproclamada imparcialidad?

    • Alexander
      Abril 25, 2016 at 7:47 pm — Responder

      A lo bien Daniel, Peñalosa esta del lado mas grande de la asimetría. Merece los 146 y mas menciones hasta que aclare sus complejos de ilustre y educado ciudadano. Petro no hace alarde de nada de lo que ha estudiado, falta no mas oírlo argumentar, pero no me digas que cuando escuchas la papa en la boca de Peñalosa no te queda la duda de si esa papa de interpone también en sus neuronas para enlazar argumentos. De sobra están los videos que prueban el descuido académico del alcalde. Seamos serios. El Alcalde debe responder, Petro ya lo hizo.

  11. Héctor O. Gómez C.
    Abril 25, 2016 at 11:18 pm — Responder

    Es que es lo de comentar:
    La mala, no, la nociva acción de E. Peñalosa L. en la alcaldía de Bogotá, entre el 1o. de enero de 2016 y el 31 de diciembre de 2019, es solo la continuación de su codiciosa rapacidad y cínica desfachatez, sello “visionario” que lo caracteriza, apoyado por irresponsables electoreros que hoy ya lo están lamentando, promovido por conglomerados periodísticos privados parcializados a conveniencia y manipulado -a cambio de votos- por la más corrupta colcha de retazos politiquera, hambrienta de continuar el saqueo a las arcas capitalinas, que desde el 2012 les estaba impedido.
    Ante lo anterior, como con burla revira Peñalosa: lo demás es el 0,000001%, o sea es irrelevante…

  12. Fernando SiLVA
    Abril 27, 2016 at 9:17 pm — Responder

    Mi profesor de Microeconomía comentaba que en su tiempo el decano de Administración de Empresas del Externado se referia a los que no eran de su circulo intimo como “los gozques”. ¿?

    • Fernando SiLVA
      Abril 28, 2016 at 6:37 pm — Responder

      ¿ Metro subterraneo para los gozques ?

  13. Luis Gomez
    Abril 28, 2016 at 8:24 am — Responder

    NO existe periodismo imparcial, objetivo, etc. El que está en el poder, es el que habla, asi como si fuese la izq en el poder sería la que hablaría. El periodismo es algo que en realidad ni debería existir. Semana, el tiempo, el especgtador… si el que estuviese en el poder y fuese el que les dé para mamar de la teta del estado fuese, Petro, le harian la misma lamboneria que al “tecnico” “gerente” y visionario peñalosa.

  14. Abril 29, 2016 at 2:56 pm — Responder

    Más allá de la peleadera sobre Petro o Peñalosa, me parece clave el análisis de medios por parte de receptores y redes sociales. A eso me he dedicado como abuela cibernauta pues creo dificil y casi imposible cambiar el sistema oligopólico de medios. Pero si lo que se puede es detectar los intereses económicos y políticos que hay detrás de las noticias como han hecho ustedes, cada cual a su manera. Sigan en esas y promuevan el ” no tragar entero ” es decir, la efucación sobre medios . MTH Blog Opinar es debatir sin pelear http://www.mariatherran46.blogspot.com

  15. Fernando SiLVA
    Mayo 14, 2016 at 7:48 pm — Responder

    El presidente del concejo, señor hinestroza en las mismas que el phd peñaloza

  16. Mayo 23, 2016 at 2:29 pm — Responder

    Comentario:Si obtuvo Ph D Enrique Peñalosa,en la Universidad Gustav Petri, luego sigue siendo un Bachiller torpe. Gustav Petri con Ph D certificado en la Universidad Enrique Peñalose, otro Bachiller progresista,,,

  17. juan Del Sur
    Mayo 23, 2016 at 5:55 pm — Responder

    Totalmente de acuerdo, eso cursos de vacaciones que toman nuestros jóvenes universitarios, cuando salen de vacaciones, se sientan en la cafetería, toman Coca-Cola, mientras ven por pantalla o video la conferencia; luegon vienen al país a descrestar calentanos.Por ejemplo: Natalia Springer.

  18. Julio 18, 2016 at 4:44 pm — Responder

    excelente post !

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *