BogotáCiudadPolítica

Los nuevos viejos defensores de Peñalosa

Los cruzados contra la posverdad: Andrés Villamizar, José Fernando Flórez y Andrés Mejia lanzaron hace pocos días la Fundación Azul Bogotá para defender a Peñalosa de la revocatoria, como de costumbre en el discurso peñalosista hay de todo menos verdades.


Por: Carlos Carrillo

@CarlosCarrilloA

El domingo pasado, el columnista Yohir Akerman publicó en el Espectador una columna titulada Likes por desnudos (ver columna), en ella da cuenta de una inaceptable estrategia para el manejo de redes durante la campaña de Peñalosa en 2015. Como era de esperarse tanto la empresa encargada de la estrategia como el alcalde negaron categóricamente los señalamientos, “nuestra campaña fue una campaña ejemplar. Fue súper ética.” Aseguró Peñalosa. Curiosamente a los pocos días, quien fuera en principio director de dicha campaña, Andrés Villamizar, decidió cambiar la estrategia y salir del anonimato para presentar su nueva iniciativa: la Fundación Azul Bogotá. 

Como se demostró hace meses en este Portal, la Alcaldía Mayor continuó utilizando redes de cuentas falsas para promover sus contenidos, esta cuestionable estrategia es prueba de la preocupación de esta administración por ocultar el malestar generalizado de la ciudadanía que se expresa por ese medio. Ya sabemos que el diario oficial El Tiempo o la panegirista revista Semana, no tocan al “doctor” ni con el pétalo de una rosa, pero en las redes sociales las cosas son a otro precio, en cualquier momento puede aparecer una denuncia, un video o un artículo que ponga en evidencia las falsedades del alcalde y afecte aún más su ya muy deteriorada imagen.

¿Cómo controlar ese fenómeno cuando no hay un editor a quien llamar para presionar ni un mecanismo para censurar las redes? La única opción es utilizar los mismos canales, y apalancarse en la enorme libertad que brindan las redes, para hacer generalizaciones burdas y calificar de mentiras las gravísimas denuncias que la ciudad ha conocido gracias a las redes sociales. En el marco de esa estrategia surge la Fundación Azul Bogotá de Andrés Villamizar, José Fernando Flórez y Andrés Mejia.

Los invito a ver el siguiente video:

 

La Fundación Azul Bogotá, es un ejemplo perfecto de la incoherencia de los nuevos defensores de Peñalosa. Fue registrada ante la Cámara de Comercio de Bogotá el 14 de marzo de 2017, con un patrimonio de 500.000 pesos y está domiciliada en la Calle 90 # 12 – 28, en su objeto social aparecen funciones como: contribuir al desarrollo de la sociedad colombiana, construir acuerdos sobre asuntos básicos de interés nacional, elaborar y difundir el pensamiento democrático, apoyar liderazgos democráticos con arraigo social, etc. Y para conseguir su objetivo pueden entre otros: Recaudar, gestionar, administrar y donar recursos económicos y patrimoniales que contribuyan al funcionamiento de campañas políticas a cargos públicos de elección popular del orden nacional, seccional, distrital, municipal, local y/o barrial, etc. Es tal el grado de compromiso con la transparencia de esta nueva fundación, que ni siquiera fueron capaces de poner en el formulario una dirección de correo electrónico real, por poco ponen qwerty@gmail.com.

La dirección de notificación judicial jkenpire@gmail.com no existe, o bueno no existía, porque me tomé la molestia de crearla. Podría ser un error de digitación, pero parece ser lo primero que salió al mover los dedos sobre el teclado ¿No comprueba la Cámara de Comercio la veracidad de los datos consignados en una fundación sin animo de lucro? Pues al parecer si viene de los alfiles vargaslleristas no.

 

¿Cuál es el origen de las cuentas en redes sociales de estos “comprometidos con la verdad”?

En Twitter

La cuenta en Twitter de la Fundación @FundAzulBogotá hoy cuenta con 1570 seguidores a pesar de haber trinado solo 42 veces ¡Un éxito!, por supuesto entre sus seguidores se encuentran concejales sobachaquetas, secretarios del gabinete, contratistas del distrito, reconocidos periodistas y cuentas falsas de LinkTic como @VerdadBogota1. Estos 1500 seguidores no son la respuesta de la ciudadanía a la sorpresiva aparición de la Fundación, fueron heredados de la cuenta @dejemosgobernar, sobra decir que los promotores de @FundAzulBogotá no dijeron nada hasta cuando quedaron en evidencia. 

 

En Facebook

Los 1500 seguidores de Twitter son una chichigua comparados con la página en Facebook de la Fundación Azul Bogotá que a 15 días de su lanzamiento ya cuenta con 99522 seguidores, Peñalosa puede llenar un cabildo con 800 contratistas pero 100 mil, esto debe ser fervor popular.

Ante mi escepticismo por el enorme número de seguidores recibí esta respuesta:

 

Según ellos mismos, los seguidores fueron heredados de la página No más Moreno, Polo y Petro en Bogotá. Esa página era una de las peores cloacas de Internet; repleta de mentiras, sectarismo, insultos y ramplonería, pero de acuerdo al mensaje publicado, los administradores comparten los valores de la Fundación. Para quienes no tuvieron el placer de conocer la página No más Moreno, Polo y Petro en Bogotá, o de ser blanco de sus insultos, acá les dejo algo de lo que queda en el caché, por supuesto los contenidos anteriores al cambio de nombre fueron eliminados.

Siempre en el marco de los argumentos y el respeto: 

Ese es el germen del que nace la Fundación Azul Bogotá, pero hay más:

La página No más Moreno, Polo y Petro en Bogotá fue creada en el año 2008, durante el primer año de mandato de Samuel Moreno, para Revocarlo.

 

Los mismos que hoy caritativamente donan 100 mil seguidores a los impolutos y respetuosos Florez, Mejia y Villamizar para ayudarles a salvar a Peñalosa de la Revocatoria, en 2008 tuvieron su propia iniciativa. ¿Hay derecho a tanta incoherencia?

Así se veía la página www.revocatoriasamuelmoreno.com en 2009.

Si algo caracteriza a nuestra dirigencia es su descaro, 200 años al frente del Estado y la eterna impunidad de la que han disfrutado, les ha hecho olvidar el significado de la palabra vergüenza, saben muy bien que mienten, pero qué mas da, con tal de proteger sus negocios y asegurar que el próximo presidente sea Germán Vargas Lleras, estos “comprometidos con la verdad” son capaces de mentir sin sin sonrojarse.

 

 

 

 

Previous post

El metro elevado de Peñalosa, El Tiempo y la "posverdad"

Next post

7 VERDADES INCOMODAS DEL METRO ELEVADO

Carlos Carrillo

Carlos Carrillo

Director del portal Algarete.com.co. Diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), M.A. en Arte y diseño de la Universidad de Donghua (Shanghái)

@CarlosCarrilloA

6 Comments

  1. Andres Vasquez
    Abril 2, 2017 at 5:36 am — Responder

    Hijos de Nazi, son para colmo descaraditos, yo vi esa pagina, no son mas que una sarta de patrañas, como la de dejemos gobernar, cosas que se salen del contexto, fuera de las mentiras de que “Peñalosa entrego” “esta haciendo lo que en 12 años de comunismo y Bogota cubana no hicieron” fuera de que en los perfiles ponen emojis, que clase de hombre pone emojis para defender a un alcalde? y que no tienen argumentos

    imagen del superintendente Chalmers pendiente

  2. juan
    Abril 2, 2017 at 8:03 am — Responder

    buen articulo, el acceso a internet y las redes sociales democratizan la informacion y como salen sus trapos sucios obligan a peñalosa a comportarse de esta forma.

    casi que no me extraña que quieran privatizar etb

  3. Pat
    Abril 2, 2017 at 8:42 am — Responder

    Carlos podria darme una direccion (email ) para hacer una consulta o solicitud. Gracias

  4. Fernando Silva
    Abril 4, 2017 at 3:47 pm — Responder

    Señor Carrillo : “Algarete” es la voz de los que no tienen voz: de los excluidos(así no la lean), de los marginados, de los que no saben como exigir sus derechos.

  5. Luis Alfredo Villamil Martinez
    Abril 5, 2017 at 3:26 pm — Responder

    Muy buen articulo

  6. DiegopXD
    Abril 8, 2017 at 10:14 am — Responder

    Pero no se puede negar que Moreno y Petro fueron malos alcaldes. Moreno se lleva el titulo del peor alcalde de Bogotá y Petro no cumplió todo lo que prometió

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *