CiudadPolítica

Si Peñalosa no va a la ciudad, la ciudad va a Peñalosa

Durante más de 15 años el señor Alcalde ha viajado por el mundo, gracias al generoso patrocinio del ITDP. Estos viajes han tenido como único fin vender la exitosísima obra del visionario en Bogotá y persuadir políticos para que decidan poner en marcha sistemas BRT (Transmilenio) que ellos diseñan y acompañan. Ahora que Peñalosa ha regresado al poder, parece que estas reuniones tendrán lugar en el Palacio Liévano y nosotros pagaremos los tintos.


Me gustaría escribir sobre cosas distintas a la movilidad en Bogotá, por ejemplo sobre las elecciones en los Estados Unidos o sobre cosas que no tengan nada que ver con la política. Pero ante el apabullante desinterés de los medios por investigar el conflicto de intereses del Alcalde, me veo obligado a fatigar a los lectores con otra entrada orientada a recalcar la manera en que los intereses personales del señor Enrique Peñalosa están socavando nuestra democracia.

Enrique Peñalosa es el ser humano más asociado con la promoción del transporte por medio de autobuses en el mundo, su nombre es prácticamente una marca registrada. Esta no es una afirmación ligera, es un hecho que puede documentarse con artículos académicos de toda índole, con publicaciones en periódicos, noticieros, documentales, comerciales de Volvo, etc. ¿Pero ahora que es nuevamente alcalde ha abandonado su labor como promotor de los sistemas BRT en el mundo?

Fang tui Screen Shot 2016-03-06 at 11.03.00 AM

Tomado de @KeFang2002 La traducción al español sería: @EnriquePenalosa reunión de ayer con la delegación keniana sobre la única solución de transporte público posible #BRT (Transmilenio)

Esta no es por supuesto, una fotografía de Cartier-Bresson o de Robert Capa, no hay en ella pretensiones artísticas, ni pericia, a decir verdad no tiene el más mínimo mérito técnico; Jiménez de Quesada quedó decapitado y a duras penas se distingue a quien está hablando, pero muchas cosas pueden leerse entre líneas. En la imagen predomina el carmesí de los manteles y como es usual el personaje más importante está en el centro de la imagen. El fotógrafo, Ke Fang, arquitecto y alto consultor en temas de transporte para el Banco Mundial, recortó a uno de los asistentes, de quien solo vemos parte de sus manos, para no alejar del centro al más poderoso de quienes aparecen en la foto: el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa.

Además de banderas, conquistadores, manteles y tazas, vemos a una delegación de un lejano país africano, el alcalde con la mano en la barbilla escucha con atención lo que dice el invitado keniano. Pero ¿Qué hacen en Bogotá? ¿Vinieron desde África solo para disfrutar de la calidez de nuestra gente en la estación de la Caracas con 76 ? ¿Pasaban por acá y decidieron parar a saludar al gurú de los autobuses?

Quienes hayan leído sobre el trancón de intereses de Peñalosa ya deben intuir por donde va el agua al molino, nuevamente se trata del ITDP. Vale la pena aclarar acá que el señor Alcalde no solo hizo parte de la junta directiva de esa ONG y la presidio por años; Peñalosa es el ITDP, porque Transmilenio y Peñalosa son sinónimos. En sus primeros 15 años, el ITDP fue una organización dedicada a la promoción del uso de la bicicleta, los entonces jóvenes ciclistas enviaron miles de bicicletas a Nicaragua y seguramente es a ellos a quienes debemos la insistencia de Peñalosa en promover el uso de la bici, uno de los aspectos más admirables de sus políticas públicas.

Pero fue su participación en el desarrollo de Transmilenio lo que los catapultó a la estratosfera del ambientalismo. La misma organización lo deja muy claro en su página web, su historia se parte en dos tras el enorme éxito inicial de Transmilenio, fue este trabajo mancomunado con Peñalosa el que les permitió ampliar su portafolio de servicios y ha sido la cara del Alcalde la que ha hecho el milagro en cientos de ciudades. No se necesita ser suspicaz, como afirmaron algunos medios, para ver con preocupación el estrechísimo vinculo de Peñalosa con sus amigos neoyorquinos.

En el mundo capitalista en el que nos tocó vivir, el mercado manda y la competencia es legitima, la gente tiene todo el derecho a hacerse rica vendiendo un producto o un servicio; reitero, no hay nada condenable en el éxito profesional. Lo difícil de creer es que alguien que ha dedicado su vida a vender un producto, una vez en el poder, vaya a gobernar para favorecer a su competencia. Alguien que ha trabajado por décadas para crear una reputación alrededor de los sistemas tipo Transmilenio no va usar el poder para contradecir su teoría personal, según la cual un tren es igual a un articulado pero 20 veces más caro.

Como se ha dicho antes en este blog, la relación del Alcalde con la reconocida ONG promotora a ultranza de los transmilenios, genera un enorme conflicto de intereses, así lo dejó claro en su recusación el concejal Manuel Sarmiento. Pero para la mayoría de la gran prensa, los circunloquios del Alcalde sobre de las ruedas de Transmilenio fueron suficientes y nadie ha sido capaz de tomarse la molestia de dedicarle un par de horas a investigar el asunto, mucho menos de exigir desde sus tribunas privilegiadas, respuestas claras o pruebas de que Peñalosa efectivamente ya no tiene vínculos con el ITDP. Blu Radio; por ejemplo, se limitó han a llamarlo, extenderle un afectuoso saludo e insinuar que todo el asunto del conflicto de intereses era una retaliación política de la izquierda. ¡Y listo! la prensa no es capaz de investigar pero sí es capaz de absolver. De la misma línea son las editoriales de El Tiempo y los artículos de Semana en donde atacan a la izquierda por ser coherente y apoyar a los vendedores ambulantes, pero no dicen una palabra sobre el bolillo y el drama de las miles de familias que se ganan la vida vendiendo en las calles. Tan seguro está el Alcalde de la alcahuetería de la prensa, que incluso se atreve a seguir haciendo en el Palacio Liévano lo que mejor sabe hacer: Vender buses.

portada nairobiScreen Shot 2016-03-06 at 5.04.30 PM

Tomado de www.itdp.org (Ver documento completo) En este documento se encuentran los estudios que actualmente lleva acabo el ITDP para la implementación de BRT en Nairobi.

No es coincidencia que esta delegación keniana venga a visitar al Alcalde en su palacio, o para ser más precisos en nuestro palacio, el ITDP desde hace varios años viene trabajando con la Autoridad Nacional de Carreteras de Kenia (Kenya National Highway Authority (KeNHA) en español) en el desarrollo de estudios para la implementación de un sistema BRT en Nairobi, obviamente a imagen y semejanza de Transmilenio.

En mi opinión, el asunto es de una enorme gravedad. No se trata de que Peñalosa le esté escribiendo cartas a sus amigos de Nueva York con papelería de la Alcaldía, ni que se esté llevando los ganchos de la grapadora para la casa. Lo que sucedió en esa reunión es exactamente lo mismo que sucedía cuando Peñalosa era presidente del ITDP y viajaba por el mundo hablando de su fabuloso Transmilenio, la única diferencia es que ya no tienen que pagarle viáticos por que son los interesados quienes vienen a Bogotá y nosotros los que ponemos el salón.

¿Quiénes integraban la delegación keniana? ¿Como de costumbre políticos encargados de tomar las decisiones? o ¿eran los técnicos que trabajan para los políticos? ¿Qué hace la gente del Banco Mundial uno de los mayores patrocinadores del ITDP en la alcaldía?

El Señor Ke Fang, autor de la fotografía que da origen a esta entrada, asesora al Banco Mundial en temas de transporte y como tantos otros amigos del Alcalde es un fiel devoto del dogma de Transmilenio. Si le damos un vistazo a su Twitter, veremos que de las apenas 124 cuentas que sigue muchas son de viejos amigos de los BRT: Walter Hook, miembro del ITDP por más de 25 años y CEO hasta el año pasado. Enrique Peñalosa, Miembro del ITDP por más de 15 años y presidente de la junta directiva hasta enero de este año. Michel Replongle, Fundador del ITDP y miembro emérito de su junta directiva. Darío Hidalgo, experto en BRT, miembro de EMBARQ una iniciativa del WRI, columnista y eterno defensor del alcalde. También está la fundación Clinton y múltiples cuentas del World Resources Institute (WRI) otra ONG financiada por enormes corporaciones y dedicada a promover los sistemas BRT.

¿Puede el Alcalde aprovecharse de la dignidad que 900 mil bogotanos le otorgaron para favorecer sus intereses profesionales y los de sus amigos? Peñalosa es nuestro empleado y no puede andar escondiendo sus proyectos profesionales detrás de los asuntos públicos, ¿Dónde están los comunicados de prensa que hablen de la visita de los kenianos a la Alcaldía? ¿no sabía el Alcalde que Nairobi está trabajando con su fundación en Nueva York?  ¿o es que la Alcaldía será desde ahora la nueva oficina del ITDP en Bogotá?

No tenemos porque pagar un solo tinto para los clientes de la fundación de Peñalosa. Si el señor Alcalde tuviera un poco de respeto por los bogotanos, ya habría hecho públicos los documentos que prueban que efectivamente no hace parte del ITDP, ni como funcionario ni como accionista, así los medios quieran permitirle desconocer las criticas con un par de declaraciones insulsas en las que no da respuestas, mientras sigue fungiendo como vendedor estrella del ITDP en sus ratos libres y también en sus horas de oficina.

@CarlosCarrilloA

Al Garete en Facebook

 

Carlos Carrillo

Carlos Carrillo

Diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), M.A. en Arte y diseño de la Universidad de Donghua (Shanghái)

@CarlosCarrilloA

Previous post

TransJakarta: otro caso de "éxito"

Next post

Las puertas giratorias de Peñalosa

1 Comment

  1. Fernando SiLVA
    Marzo 8, 2016 at 6:32 pm — Responder

    Viajar en “Transmilenio” es agotador, que BRT tan inhumano.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *